Un día me escribió Leo, el organizador del festival artístico niños consentidos, que se realiza en Barcelona y Berlín, me  preguntó si quería colaborar haciendo una ilustración para la portada del flyer del evento. Claro que sí!, y salió esto: Una hermosa niña consentida (y un poquito sufrida de serlo).