diario de una volátil ·la comida y yo, una historia de amor·

2 comentarios:

antonio rasero balon dijo...

Menos mal que Haru no sabe abrir la nevera

john gonzalez rojo dijo...

seguro dejan el plato para que se los laves, lxs muy abusivos.